¿Cómo ahorrar energía en tu hogar cuando llega el invierno?

Llega el invierno y las facturas se disparan. La calefacción encendida durante horas, el agua caliente para ducharse o, simplemente, las horas de más que pasamos en el hogar. Pero hay soluciones para conseguir ahorrar energía y sobrevivir a estos meses fríos, en este artículo te contamos qué es lo que puedes hacer.

Revisa tus tarifas

El primer punto para ahorrar energía y dinero consiste en revisar las tarifas de luz y gas. En muchas ocasiones, los usuarios pagan por un consumo que no realizan porque sus tarifas de gas y de luz no se adecuan a sus demandas. Por ello, hay que estudiar los consumos y ver qué tarifas son las mejores: de discriminación horaria, estable, duales… Teniendo eso claro podremos comparar las tarifas de gas natural y las de luz para elegir la que mejor precio nos ofrezca, dentro de la modalidad que nosotros deseamos.

En esta misma línea, los consumidores deben saber que cada hogar tiene la mejor compañía de gas o de luz, es decir, la que ofrece el mejor precio a sus necesidades. Si necesitas buscar comercializadoras puedes encontrar en este enlace https://www.companias-de-luz.com/comparador-gas/comercializadoras/mejor/. Pero es importante que se entienda que no se trata de quién ofrece los mejores precios, sino de aquellas que por sus características y ofertas es la compañía de gas más barata del mercado para nuestro suministro.

Consejos para ahorrar energía en invierno

A continuación, te damos una serie de consejos para ahorrar energía en invierno, que puedes empezar a aplicar hoy mismo:

  • El termostato no debe pasar de 21º. Según los expertos, cada grado de más es entre un 7% y un 10% de energía.
  • Aislantes térmicos. Usar alfombras en diferentes estancias del hogar es un aislante térmico que además sirve para decorar.
  • Un paso más en el aislamiento. No obstante, puede ser que tu vivienda presente fugas importantes de temperatura, en ese caso tendrás que valorar si tomar otras medidas como reforzar el aislamiento en techos, suelos, paredes…
  • Lavadora y lavavajillas. Aunque este truco deberíamos hacerlo durante todo el año, no está de más aplicarlo en invierno. La lavadora y el lavavajillas pueden lavar con agua fría y requieren menos energía.
  • Cocinar con el microondas. El horno es uno de los electrodomésticos que más gasta, sin embargo, el microondas puede hacer lo mismo (con la opción grill) y reduce la factura eléctrica significativamente.
  • Bombillas LED. Las horas de luz natural se reducen en invierno por lo que el uso de las lámparas en la vivienda es inevitable. Para que este no suponga un gasto enorme en la factura, es conveniente instalar bombillas LED en toda la casa.
  • Ventilar a primera hora. La ventilación es imprescindible en los hogares, incluso en los meses de frío. Se recomienda realizar esta acción a primera hora durante 10 minutos, cuando la temperatura exterior empieza a subir.

Si quieres saber más acerca del ahorro de energía en invierno, no te pierdas este artículo con trucos para calentar tu casa reduciendo el uso de la calefacción.